En este post de nutrición en el embarazo hablaremos de los hábitos nocivos en el embarazo destacando lo que más puede hacer daño al bebé e identificando métodos para alejarnos de ellos.

Este artículo es parte de la serie “Alimentación en el embarazo”, sigue al anterior “¿Qué comer en el embarazo?” en el que hemos hablado de los nutrientes esenciales y del incremento de las necesidades de energía durante el embarazo y anticipa las próximas publicaciones “Náuseas, vómitos, reflujo y estreñimiento en el embarazo” y “Alimentación segura durante el embarazo.”

¡Sin más dilación vamos al argumento!

Sustancias nocivas en el embarazo

Como principales hábitos nocivos en el embarazo destacan el consumo de alcohol, tabaco, cafeína, azúcar y sal, sustancias que ponen en serio riesgo la saluda de la madre y del futuro bebé.

El consumo de alcohol, tabaco, cafeína, azúcar y sal es muy común y hasta normalizado en nuestra sociedad, sin embargo toda estas sustancias tienen un gran potencial dañino para toda la población  y en particular para las embarazadas que están creando un nuevo ser.

Alcohol en el embarazo

El consumo de alcohol durante el embarazo puede provocar graves daños en el feto así como en su desarrollo, además de aumentar la probabilidad de aborto y de retraso o bajo peso al nacer.

No existe un umbral seguro para su ingesta por lo que la recomendación es cero alcohol en el embarazo. Si estás intentando quedarte embarazada debes seguir la misma recomendación ya que también en la preconcepción el estado de salud de la madre influye directamente en el desarrollo del feto.

Como alternativa tenemos a disposición gran variedad de bebidas analcohólicas entre las que se encuentran la cerveza cero cero (controlando bien las etiquetas) infusiones, zumos naturales y aguas infusionadas con o sin gas.

Si quieres profundizar en el argumento de cómo el alcohol puede afectar a tu bebé te aconsejo leer el artículo Alcohol y Embarazo del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

Fumar en el embarazo

De todos es sabido que el tabaco es tóxico y no se recomienda en ningún grupo poblacional. Más aún en el embarazo porque no hablamos solo de los riesgos para la madre sino también para el feto.

Entre los riesgos asociados están el de aborto, parto prematuro y bajo peso al nacer.

Como con el alcohol, se recomienda abandonar el tabaco incluso antes de la concepción, tanto en la mujer como en el hombre ya que el tabaco también afecta a la fertilidad.

Así que si eres fumadora y estás embarazada o quieres ser madre, el embarazo es un momento y una razón de peso para dejar el tabaco. ¡Tu hijo no ha decidido de fumar y tú no deberías decidir por él!

Si no logras por ti misma pide ayuda a tu médico de familia.

Para más información te dejo además el enlace al Programa para dejar de fumar desarrollado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

Cafeína en el embarazo

El exceso de cafeína durante el embarazo ya sea en café, té o bebidas energéticas, actúa como sustancia nociva y se relaciona con bajo peso al nacer.

Como se refleja en el estudio Moderate Caffeine Consumption During Pregnancy de la  ACOG (The American College of Obstetrician and Gynecologist) el umbral máximo de cafeína en el embarazo no debería exceder los 200 mg / día, aún así es aconsejable reducirlo aún más.

Si como yo eres apasionada del café procura mantener la calma y durante tu embarazo no exceder de una o dos tazas de café diarias. Un café expreso tiene aproximadamente 80 mg de cafeína por 50 ml (una taza).

Como sustitutos del café en el embarazo es aconsejable beber infusiones frutales o de rooibos y por supuesto el café sin cafeína que en muchos casos puede ser la mejor opción.

Azúcar y sal en el embarazo

Un excesivo consumo de dulces y refrescos azucarados puede provocar diabetes gestacional además de una indeseable subida de peso. Por otra parte, un abuso de los aperitivos salados aumenta el riesgo de hipertensión.

El que no debas excederte en azúcares y sal no significa que no puedas disfrutar de snacks apetecibles y sanos.

En lugar de bollería y galletas industriales puedes preparar dulces caseros saludables utilizando ingredientes como frutos secos naturales, cacao puro o chocolates de alto porcentaje de cacao, dátiles, pasas, orejones, canela, vainilla, harinas integrales y fruta fresca.

Para tus aperitivos salados opta por opciones saludable como pepinillos, crudités de apio, zanahoria, pepino y chips de patata y boniato.

En cuanto a los refrescos conviene eliminarlos puesto que aportan gran cantidad de azúcares, algunos también cafeína, y ningún valor nutritivo.

En el embarazo sustituye los refrescos por alternativas más saludables como son las aguas infusionadas, agua con gas, infusiones frías y zumos naturales.

Conclusión

El consumo de alcohol, tabaco, café, azúcar y sal es muy habitual e incluso podría considerarse como cultural en nuestra sociedad. Sin embargo estamos hablando de los peores hábitos nocivos durante el embarazo, además de que todos son prescindibles en nuestras vidas.

Si consumes alguna de ellas y estás esperando un bebé o quieres tenerlo, el embarazo es el momento ideal para eliminar estos hábitos y mejorar tu salud y la de tu familia.

Si quieres disfrutar de un embarazo saludable para ti y para tu bebé di NO al alcohol, huye de los espacios con humo, reduce la cafeína y opta para opciones de  snacks apetecibles y sanos.

Receta de desayuno dulce en el embarazo

Tosta de membrillo, queso fresco y avellanas + Rooibos de vainilla

Ingredientes: Pan de centeno, carne de membrillo, queso fresco de vaca o cabra, avellanas o nueces.

Como receta de desayuno dulce nutritivo y sabroso te dejo este ejemplo, que quisiera especificar, si bien es cierto que la carne de membrillo contiene mucho azúcar, consumido en pequeñas porciones puede ser un capricho ocasional.

Este desayuno nos aporta la fibra, el calcio y las grasas que tienen tanta importancia en el embarazo sin suponer un desequilibrio en la dieta.

Opción veggie: lo mismo pero en lugar de queso utilizar tofu

Desayuno dulce en el embarazo

Eliminar o reducir los hábitos más nocivos durante el embarazo puede ser una tarea difícil, por esto la ayuda de un buen nutricionista es fundamenta para mantener una alimentación segura.